Archivo por meses: agosto 2016

Los pros y los contras de cada tipo de combustible

En la actualidad, nuestra sociedad necesita de diferentes tipos de combustibles para hacer funcionar muchas herramientas y sistemas que requieren de algún tipo de energía para arrancar. Por ejemplo, todos los vehículos a motor requieren de combustibles, así como cualquier tipo de estufas, caldera o aparato que genere calor.

Existen dos grandes bloques de combustibles muy diferentes para este fin: los combustibles de biomasa y el gasóleo.

Combustibles de biomasa

Los pellets, la leña o las astillas componen lo que conocemos como combustibles de biomasa. Se trata de residuos naturales que se encuentran en los bosques y en la naturaleza, que se recogen y se utilizan para utilizarlos como forma de combustibles. Se utilizan, principalmente, para la producción de calor.

Tienen numerosas ventajas, como por ejemplo que al tratarse de residuos orgánicos, si no se utilizaran para este fin no se aprovecharían, por lo tanto se está haciendo una doble función de aprovechamiento de residuos y limpieza de los bosques. Además, no contaminan ni contribuyen a aumentar el CO2 ni provocan lluvia ácida. Por otro lado, toda la industria que generan

La única pega, por poner alguna, es que no son capaces de abastecer grandes superficies, aunque sí son de gran utilidad para hogares y pequeños locales.

Combustibles de gasóleo

Dentro del gasóleo podemos encontrarnos con distintos tipos de este combustible, con finalidades diferentes. El gasóleo A y el B se utilizan como repostaje de vehículos, el primero de ellos para turismo y el segundo para vehículos especiales (maquinaria agrícola, embarcaciones…). Por otro lado, el gasóleo C está únicamente indicado para la producción de calor, por sus sustancias dañinas para cualquier tipo de motor.

Las ventajas de este tipo de combustibles es que, de momento, los vehículos no están preparados para funcionar con biomasa, por lo que es necesario para su funcionamiento. Además, pueden generar calor en superficie mucho más extensas. Es muy positivo para los consumidores que exista por parte de las empresas que les suministran el combustible, un servicio de gasóleo a domicilio para su comodidad en los casos en los que solicitan grandes cantidades del mismo.

Por el contrario, tienen la desventaja de la contaminación y un precio más elevado que los combustibles de biomasa.